Síntomas digestivos

Cuando su sistema digestivo entra en contacto con una sustancia que el sistema inmunitario considera una amenaza, este responde rápidamente liberando una sustancia química llamada histamina. La histamina, junto con otras sustancias del organismo, es lo que provoca una reacción. Esta reacción no está relacionada con la edad; puede ocurrir de forma repentina y puede causar incómodos síntomas digestivos. Una alergia puede provocar problemas digestivos, como dolor de estómago, diarrea y vómitos en adultos y en niños.

Si cree que usted o un ser querido tiene una alergia alimentaria, no intente solucionar el problema sin ayuda. Es posible que esté eliminando de su dieta algunos alimentos de manera innecesaria. Solicite un análisis de sangre a su profesional sanitario para averiguar cuáles podrían ser las posibles causas de los síntomas.

SÍNTOMAS DIGESTIVOS COMUNES:

  • Diarrea
  • Dolor de estómago
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Pérdida de peso
Si cree que usted o un ser querido tiene una alergia alimentaria, no intente solucionar el problema sin ayuda. Es posible que esté eliminando de su dieta algunos alimentos de manera innecesaria.

ALIMENTOS COMUNES QUE CAUSAN PROBLEMAS DIGESTIVOS

Los problemas del aparato digestivo/gastrointestinales están estrechamente relacionados con lo que come, pero las alergias alimentarias no son la única causa. La intolerancia a la lactosa y la enfermedad celíaca pueden confundirse con una alergia alimentaria, ya que tienen síntomas muy similares. Puede pensar que es alérgico a un alimento porque ha sufrido una reacción adversa después de tomarlo, pero puede que en realidad no sea una alergia. De hecho, las personas afirman tener alergias alimentarias seis veces más de las que tienen en realidad.

  • Huevo
  • Leche
  • Cacahuetes
  • Frutos secos
  • Pescados y mariscos
  • Soja
  • Trigo
  • Frutas y verduras

Es posible que esté tomando antiácidos o evitando alimentos que cree que podrían causarle una reacción. Muchas personas están tan acostumbradas a vivir con sus molestos (y, en ocasiones, embarazosos) problemas digestivos que nunca se han planteado pedir ayuda. Sin embargo, saber qué puede estar causando sus síntomas también puede ayudarle a evitar problemas más graves en el futuro.

Además, las alergias alimentarias no son la única preocupación: existen complicaciones a largo plazo de los trastornos sin diagnosticar relacionados con el gluten. Si no se trata la enfermedad celíaca, puede sufrir problemas graves, como cáncer intestinal, anemia, aparición temprana de osteoporosis e infertilidad.