Alergia al polen de gramíneas

Si respirar el aire fresco en primavera le provoca estornudos o sentarse en una colina cubierta de hierba le provoca erupciones, es posible que tenga alergia al polen de gramíneas. Los pólenes de gramíneas son microscópicos y viajan fácilmente a través del aire. Todo el mundo respira polen de gramíneas, pero no todo el mundo reacciona a él. Algunas personas también pueden tener una reacción con tan solo tocar la hierba. Si su alergia es grave, podría incluso sufrir anafilaxia.

El polen de gramíneas, al igual que el polen de árboles y el polen de maleza, puede viajar mucho en días ventosos, por lo que sus reacciones no tiene por qué deberse a la hierba de su jardín o barrio. En realidad, el origen de su alergia podría encontrarse a kilómetros de distancia.

Si eres muy alérgico al pasto, incluso podrías experimentar anafilaxis.

POLEN DE GRAMÍNEAS COMUNES

Entre los miles de tipos de gramíneas que pueden desencadenar reacciones alérgicas, se incluyen los siguientes:

  • Bermudas
  • Johnson
  • Kentucky
  • Pasto ovillo
  • Redtop
  • Centeno
  • Grama de olor
  • Hierba timotea

SÍNTOMAS COMUNES DE LA ALERGIA AL POLEN DE GRAMÍNEAS

El polen de gramíneas es una causa frecuente de muchos síntomas de alergias. La alergia al polen de gramíneas puede incluir los siguientes síntomas:

  • Estornudos
  • Congestión nasal
  • Secreción nasal
  • Picor en la garganta
  • Ojos irritados
  • Tos
  • Sibilancias