Alergia a los huevos

Los huevos pueden ser una excelente fuente de proteínas como parte de una dieta sana. Pero usted puede ser alérgico a algunas de las proteínas que se encuentran en la yema del huevo, la clara del huevo o incluso ambas. Al ingerir estas proteínas, el sistema inmunitario se sensibiliza y reacciona liberando histaminas, que son las causantes de los síntomas alérgicos. Las personas con alergia al huevo deben evitar tanto la clara como la yema del huevo, ya que no es posible separar ambas por completo.

Los huevos son una de las causas más comunes de reacciones alérgicas en niños.

Los estudios realizados estiman que alrededor del 2,5 % de los niños pequeños son alérgicos al huevo.
Afortunadamente, los estudios también demuestran que aproximadamente el 70 % de los niños alérgicos al huevo dejan de serlo con el tiempo.
Sin embargo, estos estudios también indican que los niños tardan más que antes en superar sus alergias al huevo, como lo evidencia el gran número de niños de más de 5 años de edad que aún son alérgicos.

SÍNTOMAS DE LA ALERGIA AL HUEVO

Las reacciones por alergia al huevo varían de una persona a otra y estas pueden manifestarse minutos después de comer o al cabo de varias horas.

Los huevos son a menudo responsables del desarrollo de urticaria y eccema (dermatitis atópica) en lactantes. Aunque es poco común, la alergia al huevo también puede causar anafilaxia, una reacción con riesgo para la vida que requiere atención médica inmediata.

La alergia al huevo puede producir algunos de los siguientes signos y síntomas: 

  • Erupciones cutáneas/urticaria
  • Congestión nasal (poco común)
  • Sibilancias o tos leve (poco común)
  • Síntomas digestivos (por ejemplo, dolor de estómago, diarrea, náuseas)
  • Vómitos