Alergia a la soja

La alergia a la soja, al igual que las demás alergias, sucede cuando el sistema inmunitario identifica las proteínas de la soja como perjudiciales. Cuando entra en contacto con estas proteínas, el sistema inmunitario libera histaminas, que son las que causan los síntomas alérgicos.

Como miembro de la familia de las legumbres con una alta cantidad de proteínas, la soja es un ingrediente común en las fórmulas infantiles y es una fuente importante de proteínas en todo el mundo. Muchos vegetarianos y veganos consideran la soja una excelente forma de introducir las proteínas en sus dietas.

En niños pequeños, la soja es uno de los alérgenos alimentarios más comunes. Por lo general, las reacciones alérgicas aparecen por primera vez en lactantes y niños menores de 3 años y la mayoría supera la alergia antes de los 10 años.

SÍNTOMAS DE LA ALERGIA A LA SOJA

Entre los signos y síntomas habituales de la alergia a la soja se incluyen:

  • Erupción cutánea/urticaria
  • Sibilancias leves o tos
  • Picor en la boca
  • Problemas digestivos (por ejemplo, náuseas, vómitos o diarrea).
  • Vómitos
Los síntomas de la alergia a la soja pueden variar de una persona a otra, pero la mayoría de las reacciones están relacionadas con el estómago o la piel. Las reacciones también pueden ser de leves a graves, incluida la anafilaxia, una reacción potencialmente mortal.

DESENCADENANTES ALÉRGICOS DE LA SOJA

Aunque puede que la soja por sí misma no forme parte de muchas dietas, la soja puede ser un ingrediente oculto en muchos alimentos, por eso es importante leer la etiqueta y preguntar por los ingredientes antes de comprar o comer determinados alimentos. Los ingredientes de los alimentos envasados pueden cambiar en cualquier momento y sin previo aviso. Por tanto, compruebe siempre los ingredientes de cada alimento. 

La soja y los productos fabricados con soja, como el miso o el tofu, constituyen una parte importante de la dieta en Asia.  Este es uno de los motivos por los que la cocina asiática se considera de alto riesgo para quien tiene un diagnóstico confirmado de alergia a la soja. También existe la posibilidad de contacto o contaminación cruzada, es decir, cuando un alimento entra en contacto con otro alimento y sus proteínas se mezclan, incluso si ha pedido un plato sin soja.

El aceite de soja también se utiliza en algunos componentes industriales. Se puede encontrar en el linóleo y la cola en el sector del contrachapado, donde se considera un alérgeno ocupacional.        

La soja puede encontrarse en muchos alimentos procesados, como:

  • Soja y productos de soja (como la salsa de soja)
  • Fórmulas infantiles
  • Productos horneados
  • Atún y carne en conserva
  • Cereales
  • Galletas
  • Caramelos
  • Crackers
  • Carnes procesadas
  • Mantequilla de cacahuete baja en grasa.
  • Barritas energéticas y aperitivos con muchas proteínas
  • Salsas
  • Sopas enlatadas